segunda-feira, 16 de março de 2015

LOS OLVIDADOS de AMERICA LATINA Y CARIBE






El Banco Mundial y FMI,  en Lima:
Jorge Zavaleta Alegre

Los Olvidados, título  de una gran película de  Luis Buñuel,  en 1950, aborda una cruda denuncia social, que describe la  vida y la muerte en  Ciudad de México, consecuencia de  las  desigualdades, de un conjunto de personajes marginales, niños delincuentes,  que no conocen padre ni madre y si los conocen como si no los conociesen, son  empujados a realizar  actos vandálicos y punibles por un Estado que sólo actúa de una manera represiva y ausente de  educación.

Dicho aporte cultural, del Séptimo Arte  - que va creciendo en “América Latina  con temas de Violencia  y  Marginalidad” (Zavaleta 2013)-  seis décadas  después,  es una  espiral que ronda   en la Región y ha motivado para que un equipo del  Banco Mundial produzca  un libro  que lleva el título: Los Olvidados, cuyos autores-  Renos Vakis, Jameles Rigolini y Leonardo Lucchetti, analizan la pobreza planteando nuevas alternativas, enfatizando que las variables económicas y financieras no son suficientes para crear un mundo más humano y equitativo,  como sueñan los niños de Buñuel.


"Los Olvidados",  es una rotunda obra maestra con un título inolvidable, que cobra plena vigencia.


Este informe, que es parte de un próximo libro,   presentado  el lunes 9 de Marzo,  junto con otras actividades  forman parte de Road to Lima, y buscan promover los alcances  de las  Reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, programadas  para Octubre 2015  en la capital peruana,  con la participación de 198 delegaciones de los países miembros.  

Década exitosa con desafíos  
La mayoría de las mediciones confirman que la década del 2000, salvo el  2009, el PBI per cápita en ALAC creció de manera sostenida a una tasa promedio de 2,5% entre el 2000 y el 2012. Pese a ser una de las regiones más desiguales del mundo, las disparidades se redujeron sustancialmente. En general, setenta millones de personas,  salieron de la pobreza, resultado impresionante en décadas.

Para  el BM  la dramática reducción de la pobreza dio lugar al surgimiento de una amplia clase media en términos estadísticos,  un cálculo arbitrario  como lo explica el representante para Bolivia, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela,   al  consignar que los ingresos de 2.5-3-5- hasta  6  dólares por día concedía la quimérica distinción.

Este nuevo informe, reconoce que ALAC no es todavía una sociedad de clase media. La mayoría de las personas que salieron de la pobreza no pasó a engrosar las filas de la clase media sino que ingresaron a  un sector “vulnerable”,  en riesgo de volver a caer en la pobreza.

Actualmente uno de cada cuatro latinoamericanos sigue siendo pobre. Algunos han sufrido remezones que los han hecho caer temporalmente en la pobreza (pobres “transitorios”). Pero lo más preocupante es que otros nunca lograron salir.

El crecimiento económico por sí solo ya no es suficiente para sacar de la pobreza  a los  pobres crónicos o extremos.

El informe  sostiene  que el estado mental también constituye un importante factor impulsor de la pobreza crónica.  La  política social, es un área de investigación emergente, y  merece  especial atención. La situación de pobreza ejerce presiones adicionales, influye en su estado mental y en su proceso de toma de decisiones  para resolver problemas de supervivencia. Por lo tanto invertirán menos en la educación de sus hijos, lo que puede perpetuar la pobreza a través de las generaciones.

 “La desesperanza destruye tanto la voluntad como la capacidad de las personas para invertir en su futuro y en sí mismas” (Duflo 2012). Dicho de otro modo, la pobreza genera pobreza. La productividad de la inversión dependerá de la capacidad y el esfuerzo individuales de la persona. Finalmente, el estado mental  puede afectar los resultados en esta etapa del proceso.
El estudio de la pobreza crónica en ALAC también comporta un desafío empírico debido a la ausencia casi absoluta de datos longitudinales en la región.

CINCO REFERENTES A  POBREZA CRÓNICA   
1: Uno de cada cinco latinoamericanos vive en situación de pobreza crónica. Uruguay, Argentina y Chile ostentan las cifras más bajas de pobreza crónica, con tasas de alrededor del 10%. En el otro extremo, Nicaragua, Honduras y Guatemala,  muestran  las tasas más altas de pobreza crónica.

2. La pobreza crónica tiende a concentrarse geográficamente. Algunas regiones acusan tasas de incidencia mayores al 60% mientras que otras menores al 10%. Tomando a Brasil como ejemplo, Santa Catarina tiene una tasa de pobreza crónica de aproximadamente 5%, que es más baja que el promedio nacional de 20% y se acerca a la media de Uruguay.

Un alto porcentaje de la población crónicamente pobre de hecho se concentra en un número reducido de regiones: 20 de las 187 regiones consideradas albergan al 50% de la población de pobres crónicos del continente.

3: La pobreza crónica es un problema que afecta al medio urbano tanto como al rural. La residencia en zonas rurales está asociada a una mayor persistencia de la pobreza.   En al menos cinco países el número de pobres crónicos urbanos supera el número de pobres crónicos rurales (Chile, Brasil, México, Colombia y República Dominicana).  

4: El crecimiento económico no ha sido suficiente para sacar a los pobres crónicos de la pobreza. Los países con las tasas más altas de pobreza crónica fueron los que menos crecieron. Por ejemplo, Guatemala creció menos del 1% al año.  En el otro extremo, Panamá experimentó un crecimiento de 6% anual, y el 20% de la población permaneció en la pobreza entre los años 2004 y 2012.

El crecimiento económico no fue suficiente para sacar a los pobres crónicos de la pobreza.

5: Los pobres crónicos tienen oportunidades de ingresos limitada Los ingresos laborales representaron el factor impulsor más importante detrás de la fuerte reducción de la pobreza registrada entre los años 2004 y 2012. En  promedio, los hogares crónicamente pobres cuentan con un 20% menos de recursos humanos que generan ingresos que el resto de hogares.



Para seguir leyendo el artículo haga clic aquí